Paseo por una Orquesta

orquesta

El bolero de Ravel es una muestra significativa de este paseo virtual

Estrenado en el año 1928, esta obra para orquesta se desarrolló a partir de una danza española dedicada a una bailarina, Ida Rubinstein.

La madre de Ravel era de origen vasco lo que se supone que influyó en cierta manera al compositor.

En esos años se impuso la moda de lo exótico algo que aprovechó la idea que el músico tenía de España cono lugar misterioso y pasional.

El Bolero presenta una melodía principal escrita en Do Mayor que se va repitiendo a medida que van uniéndose instrumentos.

Su ritmo es muy marcado y regular aumentando en intensidad en cada una de sus repeticiones lo que hizo convertirse en una pieza inmortal.

Los instrumentos más destacados se van incorporando, como norma general, en este orden: Flauta, Clarinete, Fagot, Clarinete alto, Oboe, Flauta y Trompeta, Saxo Tenor, Saxo Soprano, Celesta, Trompa, Falutín… en otra adicción Oboes, Tropas y Clarinetes y Trombón.

El ritmo, elemento primordial de la obra, está repetido en ostinato unas ciento sesenta y nueve veces y está compuesto por dos compases casi idénticos. Es un bolero característico de tres tiempos.

Según se cuenta, el compositor empezó su obra titulándola inicialmente Fandango. Pero posteriormente pensó que debido a que era un tipo de danza demasiado rápida optó por titularla Bolero.

Durante sus viajes por España conoció este ritmo tradicional andaluz que fue el que inspiró la obra del artista.

El compositor francés consideró su obra como un simple estudio de orquestación, pero el Bolero ha sido algo más.

Su originalidad en su versión de concierto la ha convertido en una de las piezas más interpretadas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *